Archivos Mensuales: julio 2013

Así nos va (Vol. 4)

Aquí estamos de nuevo con esta sección, en la que intentamos encontrar muestras por internet de cómo se entiende el cine y todo lo que le rodea hoy en día. En esta ocasión traigo un comentario que sintetiza perfectamente muchas de las cosas que he venido diciendo en los capítulos de Internet y la crítica de cine. El comentario en cuestión está extraído de la web Mubis, una especie de red social en torno al formato Blu-Ray, que resulta muy útil como herramienta para estar al tanto de los nuevos lanzamientos así como de las diferentes ediciones disponibles de cada película. Sin embargo las cosas cambian bastante en cuestión de noticias, donde encontramos los habituales trailers y avances que se encuentran en cualquier otra web y los comentarios son toda una oda al tipiquísmo. Pues bien, en una de esas noticias que consisten en un link al trailer de turno encontramos el siguiente e ilustrador comentario.

Así nos va 4

Lo dicho,con 2 minutos y medio ya podemos juzgar, luego hay que esperar a las críticas negativas y ya, si eso, decidimos ver la película en el cine. O en DvD-Rip que sale gratis y nos duele menos, ¿no? Pues eso, así nos va.

Etiquetado , , ,

Internet y la crítica de cine: la anticipación

Como comentaba en los capítulos anteriores de esta serie de posts, uno de los cambios más importantes que está  viviendo el cine (y cualquier otro ámbito) a raíz de internet es la saturación de información. Nos bombardean con información sobre películas que en muchas ocasiones ni se han empezado a rodar. Raro es el proyecto del que no se avanza información por parte de los responsables, aparecen fotos del rodaje o trailers muchos meses antes del estreno, y poco a poco nos hemos acostumbrado a conceptos como sneak peek y teaser. El problema de esta tendencia es que el público tiene demasiada información de antemano y se crean unas expectativas que afectan a la valoración posterior de las películas.

Pero lo que es aún más preocupante es que ha llegado un momento en que incluso se juzgan las películas de antemano, señalando sus errores y aciertos en función de lo que se muestra en los avances, llegando a límites ridículos como son las “precríticas”, donde se analiza la película y lo que se puede esperar de ella según el material promocional (creedme, me encantaría estar inventándome esto último). No es nada raro encontrar cada día comentarios del tipo “tiene pinta de ser una basura, no pienso verla” o “wow, alucinante, va a ser la mejor película del año”, por poner dos casos muy extremos. El problema es que en internet los mensajes se transmiten con muchísima facilidad, y como desde el anonimato todo el mundo tiene en principio el mismo nivel de credibilidad, se acaban creando ideas que se asientan entre el público y son muy difíciles de cambiar, hasta llegar al punto de darse premios por anticipado a actores en función de lo visto en 2 minutos de trailer o condicionar una película al olvido comercial por una promoción inadecuada.

Etiquetado , , , , , ,

Ausencias al amanecer

Recientemente se ha estrenado Before Midnight, la última película de Richard Linklater, en donde cierra la (hasta ahora) trilogía protagonizada por Jesse y Céline. Los personajes interpretados por Ethan Hawke y Julie Delpy se conocieron en Before Sunrise, donde pasaban un día en Viena mientras hablaban, reían e incluso se enamoraban. Sin embargo, tras esa noche debían separarse y volver a sus países de origen. Es entonces cuando Linklater nos regalaba los planos más sencillos y emotivos de la película: una serie de postales de la ciudad.

Amanecer 1

Amanecer 3

Amanecer 3

Estos lugares son algunos de los que Jesse y Céline visitaron durante la noche en Viena, y a pesar de que ellos ya no están ahí, a la luz del amanecer estos lugares conservan la magia, quedando impregnados del recuerdo de los momentos allí vividos. De esta manera un plano completamente anodino en otras circunstancias se convierte en algo especial, transmitiendo perfectamente la idea de amor idealizado que transmite la película.

18 años más tarde nos encontramos de nuevo con estos dos personajes, mientras pasan unas vacaciones en Grecia con sus dos hijas. Camino al hotel donde pasarán una noche sin sus hijas, la pareja pasea recordando momentos pasados junto a edificios que recuerdan a antiguas civilizaciones. Las bromas y los reproches velados se entremezclan con la añoranza, pero una vez llegados a la habitación la conversación se hace más intensa y acaba brotando una intensa discusión. Cuando Céline abandona la habitación Linklater vuelve a mostrarnos una serie de estampas, dominadas por la ausencia.

Anochecer 1

Anochecer 2

Anochecer 3

Un té que se enfría, dos copas de vino ya servidas y la cama que hasta hace un momento compartían apasionadamente. Momentos que hasta hace unos instantes prometían ser felices, pero que ahora se les han escapado entre los dedos. Ausencias del día a día, la magia que perdemos sin prestarle atención porque creemos que siempre habrá otra oportunidad. Pero si algo nos ha enseñado la historia de Jesse y Céline es que no hay que dejar escapar ninguna oportunidad, por muy difícil que parezca. Ojalá aún tengan más que enseñarnos… quizás dentro de 9 años.

Etiquetado , , , , ,

Hacia el Spring Break

Spring Breakers, la última película del californiano Harmony Korine, posee una cualidad difícil de encontrar hoy en día, y es que no se amolda a ningún tipo de expectativas que se pueda tener antes de su visionado. Tanto el que espere una comedia gamberra con drogas y alcohol, o un desfile de cuerpos espectaculares en bikini, como el que vaya buscando una película de las otrora estrellas disney se va a llevar una sorpresa. No entraré a discutir sobre la influencia de las expectativas a la hora de valorar una película, o si es mejor ver una película sin saber nada de su trama, pues es un tema que daría para muchas, muchas líneas de texto. Personalmente encuentro profundamente estimulante encontrarme con una película que va transformándose ante tus ojos, mutando hacia algo completamente diferente a lo esperado. Y es que Spring Breakers bien podría definirse como una adaptación de la reciente To the Wonder de Terrence Malick aplicada a otra generación, esa que está a medio camino entre la adolescencia y la edad adulta.

spring-breakers

Allí donde los personajes de Malick se preguntan/maravillan en busca del amor, de una verdad superior, de algo que nos unifique a todos y nos traiga la paz como personas, las chicas de Spring Breakers buscan también la felicidad, pero a través de fiestas, diversión, dinero, libertad y la falta de responsabilidades que hasta el momento las asfixiaban. En el fondo van tras un concepto no menos inaprensible que la deidad que se vislumbra en la filmografía de Malick: persiguen el sueño americano, encarnado en ese Spring Break que anhelan como si de una especie de nirvana se tratase.  De la misma manera, la luz de la hora mágica con la que acostumbra a rodar Malick es sustituida por las luces de neón que bañan casi todo el metraje de Spring Breakers y las conversaciones en off con ese dios que nunca responde que tienen los protagonistas de To the Wonder  por llamadas telefónicas de las chicas a sus padres, también silentes, donde les mienten sobre sus vacaciones.

Spring Breakers

Entre ambas películas se crea un interesante diálogo que pone en evidencia las distintas ambiciones y preocupaciones que afectan a dos generaciones y personajes tan diferentes. Siguiendo esta línea otro detalle muy revelador de la manera de ver el mundo de las chicas dirigidas por Harmony Korine es un momento de la película en que para realizar un atraco se convencen de que es como un videojuego, perspectiva que bien podría aplicarse a su forma de afrontar la vida: nada les afecta de forma directa, todo es transitorio, y todo vale con tal de conseguir el objetivo final, que no es otro que pasarlo bien. Y cuando se encuentran con dificultades reales, pueden simplemente tomar un autobús y volver a casa, como quien abandona una partida cuando no es capaz de avanzar. Estas chicas toman decisiones sin reflexionar en las consecuencias, casi como si vinieran impuestas, pero yendo siempre en contra de lo que esperarían sus mayores, revelándose contra ese dios que desesperadamente buscan otros personajes en su madurez, como si fueran dos caras de una misma historia.

Etiquetado , , , ,

Así nos va (Vol. 3)

Durante la semana pasada se celebró una versión reducida del festival de cine de Las Palmas de Gran Canaria, que este año no se celebró por cuestiones de presupuesto. Este festival express contó con sección a concurso tanto de cortos como de largometrajes que se proyectaron en el Teatro Guiniguada. La cuestión es que tuve la ocasión de acudir a alguna sesión de las programadas, y al leer la crónica del festival en un conocido periódico local me llevé alguna sorpresa.

Pasemos por alto el hecho de que se incluya la valoración del autor de cuál ha sido el mejor trabajo de los proyectados en un artículo que se supone simplemente debería recoger lo sucedido durante el festival. Obviemos también su cuestionable gusto a la hora de afirmar que Nube 9 fue el mejor corto de los proyectados en su sesión. Lo realmente divertido está en el siguiente párrafo.

Así nos va 3

Yo estuve en la proyección a la que hace referencia, y me pareció tremendamente divertido darme cuenta de que la descripción que hace del trabajo, especialmente los trabajos a los que se refiere como influencias, son exactamente las mismas palabras que dijo el director del corto durante su presentación. Hasta dónde yo conozco una de las bases del periodismo es citar siempre las fuentes, pero supongo que es más interesante dárselas de entendido de cine, con referencias a la Nouvelle vague, aunque sea de oídas.

Etiquetado , , ,

Internet y la crítica de cine: la simplificación

La perversión del concepto de crítica de cine ha traído acompañada la concepción de que cualquiera puede hacer crítica de cine, así como un intento de que llegue al mayor número de público posible, lo que acarrea inevitablemente una simplificación. Así cerramos un círculo vicioso que parece no tener fin. Esta tendencia hacia la crítica de cine como guía de compra podría remontarse a las conocidas puntuaciones en forma de estrellas usadas por numerosas revistas, o el uso de pulgares arriba y abajo implementado por el recientemente fallecido Roger Ebert. Estos códigos iban siempre acompañados de un texto que argumentaba dicha valoración, sin embargo, parece difícil imaginar un escenario en el que la crítica de cine sea más simple que sistema prácticamente binario que reina hoy en día. No hay más que pensar en los grandes sitios webs que recogen las opiniones de críticos consagrados. No contentos con reducir la crítica a fragmentos adecuadamente elegidos, en la línea de las frases utilizadas por las distribuidoras para promocionar sus películas, ahora añaden un código de colores para que el lector no pueda albergar ninguna duda de si se trata de una opinión positiva o negativa.

Así vemos la crítica reducida a una luz verde o roja, un tomate maduro o aplastado. El problema no es ya que se use este código simplista, sino que se aplica a los textos de críticos profesionales, especialmente en el caso de películas aún por estrenar y que estos han visto en los pases de prensa, y ahí están todos los “cinéfilos” pendientes del porcentaje de críticas positivas del próximo estreno, para saber lo que deben esperar. De esta manera muchas películas aún lejos de comenzar su carrera comercial llegan marcadas con un color, ayudando a la polarización de las opiniones tan común hoy en día. Poco a poco va desapareciendo la capacidad de argumentar, esencial en la crítica de cine, reduciéndose a expresiones simplistas y viscerales tales como peliculón o basura.

Etiquetado , , , ,

De Amor a El séptimo continente

Es curioso revisitar la filmografía de Michael Haneke y encontrar un gesto que sirve como nexo entre su primer trabajo para el cine y su última película hasta la fecha: El séptimo continente y Amor. Un gesto que salva un espacio de 23 años entre ambas películas y muestra algunas constantes de la obra de este autor a la vez que pone en evidencia su evolución: mientras que la primera es una película compuesta de acciones mecánicas, su último trabajo explora las consecuencias de la vida misma, y no teme mostrarlas en pantalla.

El séptimo continente

En El séptimo continente una mujer interroga a su hija sobre un incidente sucedido en la escuela. La niña responde con gestos vagos y se niega a contestar de forma clara a pesar de la insistencia de su madre, así que la mira fijamente a los ojos y le pide que le diga la verdad, que no le pasará nada. Finalmente la niña admite el hecho que de forma esquiva ha estado negando. La madre la mira en un primer momento con una mezcla de incredulidad y decepción, para acto seguido darle un bofetón inesperado a su hija. El plano se corta con el golpe, dejándonos sin saber la reacción de ambas, cual de las dos ha resultado más dolida por la respuesta impotente de un adulto a una conducta infantil. 

Amour

En Amor encontramos un eco de esta escena en el tramo final de la película. Un hombre intenta hacer que su esposa, cada vez más enferma, beba algo de agua. Él responde inicialmente con ternura a sus negativas y consigue que trague algunos sorbos, pero va perdiendo la paciencia, hasta que llega el momento en que ella escupe el agua que tenía en la boca. Él responde dándole una bofetada casi automática, instintiva. Una vez más un gesto de impotencia frente a una actitud infantil, en este caso causada por la degeneración de la vejez. En esta ocasión si somos testigos de la reacción de ambos, del dolor que se esconde en unos ojos que se esquivan, lo cual resulta incluso más doloroso que el propio golpe. Los mismos ojos que se dirigían las más tiernas miradas, separados por el dolor y la impotencia ante una situación que no pueden manejar.

Amour 2

Tratándose de Haneke de quien hablamos no debería sorprendernos de que el gesto en cuestión sea una bofetada. Un golpe seco e inesperado que suele dejar en quien lo recibe una sensación de frío, un dolor interno que poco tiene que ver con lo físico y que tarda en desaparecer. Una sensación muy similar a la que dejan las películas de este director en el espectador.

Etiquetado , , ,

Así nos va (Vol. 2)

Con el estreno de la segunda parte de Gru, mi villano favorito, internet e incluso la publicidad en la calle se ha llenado de esos bichos amarillos que casi tienen más protagonismo que el propio Gru, y que personalmente me provocan más dolor de cabeza que risa. De entre todas las fotos y vídeos que se comparten en las redes sociales me he encontrado con una que me ha sorprendido particularmente. Así nos va 2

No sé si sorprenderme por la falta de pudor al decir que se ve una película de forma pirata, pero está claro que la excusa de “el cine está caro” nunca nos abandonará, aunque las grandes cadenas oferten las entradas a 5 euros todos los días de la semana. Lo más llamativo es que iba acompañada del título “Planazo”. Porque ya se sabe, si te gusta una película no hay nada mejor que verla on-line en calidad dudosa.

Etiquetado , , ,

Internet y la crítica de cine: capítulo 1

Como he comentado en otras ocasiones, soy de la opinión de que internet ha desvirtuado de forma peligrosa el concepto de crítica de cine. He decidido recopilar algunas reflexiones en torno a esta idea en forma de una serie de pequeños posts, enfocando cada uno hacia los diferentes aspectos que considero más preocupante. En este primer capítulo toca abordar, dentro de lo posible, la cuestión de base: ¿qué es la crítica de cine? Hoy en día cualquier hijo de vecino tras salir del cine (o ver un DVD-rip en la pantalla de su ordenador, todo depende del caso) acude a su blog a escribir una opinión más o menos argumentada de lo que ha visto y dice haber escrito su crítica sobre la película, que luego irá mostrando orgulloso por todas las redes sociales a su alcance. En algunos casos incluso simplemente encadenan una serie de tweets hablando sobre por qué le ha gustado o no tal película y ya parecen tener derecho a poner en su biografía el título de “crítico de cine”. Sin embargo, la crítica de cine es mucho más que expresar una opinión sobre una película, la verdadera crítica de cine se encarga de desgranar las películas, buscando por qué ciertos aspectos funcionan o no, queriendo encontrar la interacción entre los aspectos técnicos y los puramente narrativos. La crítica de cine no se limita a enumerar las características de un film, ni se contenta con que el espectador obtenga lo que se pueda esperar de cierto tipo de productos, sino que busca entender lo que el autor quería expresar con la puesta en escena, ir más allá de lo que se ve, o incluso ponerlo en relación con otras películas ya sea buscando influencias o contraposiciones. Por todo esto me niego a llamar crítica de cine a lo que no es más que la expresión de un gusto, a la llana descripción de lo que se percibe al pasar por la pantalla sin ningún tipo de reflexión previa. Al desdibujarse su significado se alcanza una saturación (síntoma patognomónico de internet a todos los niveles) ya que todos creen ser capaces de hacer eso que llaman crítica de cine. Me parece injusto (a la vez que triste) que un texto escrito en 20 minutos reciba la misma calificación que algo cuyo autor ha estado reposando y construyendo durante varios días, incluso investigando o buceando en la filmoteca para contrastar información. Creo que lo más sano es empezar a diferenciar cada cosa por lo que es, pues a base de llamar a todo crítica de cine, llegará un momento en que ya nada lo sea.

Etiquetado ,

Así nos va (Vol. 1)

Arranca la andadura de Reencuadres estrenando sección, cuya regularidad escapa a mi alcance. En “Así nos va” recopilaré titulares, fotos y demás documentos que me encuentre por la red que me parecen un reflejo de la forma en la que se entiende el cine hoy en día y que por lo general hablan por sí mismas. Como digo, la regularidad de la sección dependerá de la cantidad de estos ejemplos que encuentre, y ya os adelanto que nada me gustaría más que no tener nada que publicar al respecto, pero me temo que ese no será el caso. 

Para este volumen 1 he recogido un titular con el que me topé ayer. 

 

Así nos va

 

Pasemos por alto el hecho de que se haga una previsión de la recaudación de una película que apenas está en fase de pre-producción, y que eso sea noticia. El problema es que ahí van todos en los comentarios a hacer sus propias estimaciones y a valorar diferentes variables como si les afectase en lo más mínimo. Supongo que ésta es la manera en que se entiende la pasión por el cine hoy en día, dónde se pasa más tiempo hablando sobre las recaudaciones en taquilla o el proceso de promoción que sobre lo que realmente importa: las películas. 

Etiquetado , ,