Archivos Mensuales: abril 2015

Una película, un fotograma: Du Levande

Retomamos la sección ‘Una película, un fotograma‘ con la segunda película de la trilogía existencialista de Roy Andersson, Du Levande. La obra del director sueco y su uso de una aparente economía de medios para plasmar reflexiones sobre los claroscuros de la existencia humana está en perfecta sintonía con los intereses de esta sección, centrada en profundizar en imágenes aparentemente sencillas para obtener lecturas más amplias.

La imagen en cuestión tiene lugar en esta escena del filme, en la que un personaje narra el terrible sueño que le atormentó la noche anterior, mientras se encuentra atrapado en un atasco interminable. En el sueño se encontraba en una cena familiar en la que no conocía a nadie e inexplicablemente decidía intentar el truco de tirar del mantel sin tirar ningún elemento de la vajilla. El experimento sale mal y termina rompiendo la antiquísima vajilla, lo cual le lleva incluso a verse frente a la justicia por ello. Es entonces cuando se introduce la secuencia del sueño que el protagonista ha narrado con la siguiente imagen.

Du levande 1

El protagonista tantea el mantel mientras le advierten que la vajilla tiene más de 200 años, en una secuencia que arranca al espectador risas incontrolables ante el conocimiento del desenlace. Tras casi 2 minutos de dudas y cálculos se produce el prometido tirón del mantel, y es cuando aparece un elemento que pronto congela las risas.

Du levande 2

La imagen de las esvásticas escondidas bajo el mantel añaden una nota amarga que complica el seguir riendo. Esta imagen demuestra la maestría de Andersson a la hora de manejar el gag, retorciendo lo que debería ser el remate del chiste para convertirlo en algo realmente incómodo. Pero quizás lo realmente interesante es cómo esta escena sintetiza las grandes ideas de la obra de Andersson: la existencia de aspectos trágicos tras los hechos cotidianos de la sociedad contemporánea. Por mucho que nos esforcemos por disfrazar nuestras preocupaciones e incluso ridiculizarlas, las miserias y tragedias siempre estarán bajo la superficie esperando para salir. Una idea sin duda pesimista pero que el director sueco articula de manera sorprendente con el humor.

Anuncios
Etiquetado , , , , ,