Archivos Mensuales: septiembre 2013

Basado en hechos reales

Es llamativa la creciente presencia en la actualidad de películas “basadas en hechos reales”, esas que hasta hace un tiempo eran carne de sobremesa en Antena 3 y pocos tomaban en serio. Ya no sólo es que su presencia en taquilla haya aumentado exponencialmente, sino que el letrero de marras ha llegado a convertirse en un auténtico reclamo para cierto tipo de público. No hay más que fijarse en algunos de los más recientes éxitos de taquilla como Lo Imposible, Intocable Argo, para darse cuenta del verdadero tirón de este tipo de propuestas.

Últimamente, entre los trailers que preceden a la proyección en el cine suele haber al menos una de este tipo de películas, y siempre empiezan con la susodicha frase en letras bien grandes, como si eso fuese suficiente para atraer el interés de los espectadores. Sin embargo ésta estrategia no se queda en los trailers. Toda película “basada en hechos reales” que se precie debe empezar con ese letrero y al final, justo antes de los créditos a ser posible, aparecerán las personas reales en cuya historia se basa la película. Incluso, como es el caso del último trabajo de Michael Bay, Pain & Gain, el director puede considerar necesario recalcar el mensaje a mitad del metraje, para evitar que el espectador pueda olvidarse y conseguir así provocar ciertas emociones que no es capaz de causar por otros medios.

Estas maniobras contrastan con otras películas que, usando también historias reales como base, no lo usan como su principal atractivo, como puede ser el caso de Zodiac El Séptimo Continente. En el caso de la ópera prima de Michael Haneke, la naturaleza de la historia queda apuntada levemente en un letrero al final de la película, en el que se especifica el destino de ciertos personajes haciendo referencia a fechas concretas. De esta manera el basarse en una historia real puede pasar desapercibido al espectador sin que la efectividad y calidad del filme se vea afectada. El problema es cuando la naturaleza de la historia se convierte en el pilar sobre el que se construye todo el trabajo posterior, confiando en que la capacidad de empatía del espectador cubra los espacios que no hace el trabajo del director. De esta manera queda en evidencia cuando un director confía realmente en el trabajo que tiene entre manos.

Anuncios
Etiquetado , , , , , , ,

Así nos va (Vol. 6)

Tarde o temprano tenía que pasar. Si había un espacio en el blog destinado a hablar de cierto personaje “cinéfilo” de Youtube era sin duda Así nos vaMe refiero al infame/famoso (según el círculo en el que nos movamos) James Wallestein. Por si alguien no lo conoce (benditos seáis) este señor que se dedica a hacer video-reseñas (me niego a llamarlo críticas) de películas comerciales, en principio de ciencia ficción. Lo curioso es ver sus críticas de películas porno y darse cuenta de que habla de éstas con más conocimiento de causa que de las películas convencionales. Recientemente se dedica a pedir dinero a sus fans porque parece que la vida se le ha puesto muy jodida. Una vez hechas las presentaciones, aquí está el causante de este post, un comentario leído en un artículo hablando precisamente del devenir de la vida de James Wallestein.

Así nos va 6

Pues eso, que ahora resulta que saber de cine es conocer curiosidades sobre los rodajes y los actores. No importa que a la hora de hablar de una película sólo se sea capaz de mostrar una opinión completamente subjetiva basada en “mola mucho”, “es muy espectacular” o “el tiempo se pasa volando”, ni que no se tenga ni idea de lenguaje cinematográfico, llegando al punto de maravillarse con el montaje de Cloud Atlas. Lo malo no es que tenga un espacio en la red, lo realmente jodido es que gente como este señor está creando cierta escuela en la red. Sin duda, James Wallestein encarna todos los males que he señalado en Internet y la crítica de cine.

Etiquetado , , , ,

Internet y la crítica de cine: conclusiones

Como hemos ido comentando en los capítulos anteriores de esta serie de posts, la presencia y desarrollo de internet ha facilitado la difusión de ideas y una cierta expansión de la crítica de cine. El problema es que eso ha venido acompañado de una desvirtuación del concepto de crítica, llegando a un punto en el que todo vale. Por tanto, ante esta situación cabe plantearse qué posiciones podemos tomar al respecto, ya sea como lectores o como críticos, si queremos cambiar esta situación.

En primer lugar quiero reivindicar y poner en perspectiva el trabajo de un crítico de cine mediante un acertado símil utilizado por el siempre interesante Film Crit Hulk. Casi todos conducimos un coche. Todos sabemos decir si un coche nos gusta externamente o si nos parece cómodo de conducir. Sin embargo la mayoría no sabemos como funciona un coche internamente, y no se nos ocurre discutir con un mecánico cuando nos dice qué problema tiene nuestro coche. No hay duda de que la opinión de un mecánico acerca de si un coche es bueno o no tendrá una base más firme que la de cualquier usuario, pues somos conscientes de que es un experto en la materia. Podría decirse que el crítico de cine es el mecánico de las películas, aquel capaz de identificar lo que falla en el motor con sólo oírlo y de ver más allá del amasijo de metales que vería un usuario al abrir un capó. Sin embargo en la crítica de cine no se sigue esta máxima, pues todo el mundo parece considerarse experto en cine puesto que ve películas con menor o mayor asiduidad.

Si a esta situación en la que cualquiera puede verter su opinión en calidad de (falso) experto (porque no lo olvidemos, en internet podemos ser lo que queramos hacer ver a otros que somos) le sumamos la capacidad de sugestión del lector (en muchas ocasiones haciendo pasar la opinión de otros como propias) y la facilidad con que esta dinámica puede expandirse y afectar a la opinión sobre una película desde antes de su estreno, nos encontramos ante una perspectiva sin duda preocupante.

Cambiar esta tónica pasa por potenciar el espíritu crítico del lector, no aceptando como cierto cualquier texto que nos encontremos hablando de cine ni llevando como dogma las opiniones de ciertos críticos, por mucho que acostumbremos a compartirlas. Sería interesante ser capaz de formarse una opinión propia antes de lanzarse a leer la de otros, para así ponerlas en diálogo y quizás obtener un resultado más enriquecedor. Así mismo el crítico de cine tiene la responsabilidad de respetar su campo y no banalizarlo, en la continua búsqueda del aprendizaje y profundización a través de sus textos. Por eso mismo, como apuntaba en la presentación del blog, no me considero ni mucho menos un crítico de cine. Aún me queda mucho por leer y ver para llegar a esa parte del camino.

Etiquetado , , ,

El cine y las manos

Si empezásemos a hablar sobre Robert Bresson tendríamos para muchas horas analizando los descubrimientos y nuevos enfoques que aportó al séptimo arte, tanto en sus películas como en su necesario libro Notas sobre el cinematógrafo. Pero el tema que acabaría saliendo a la luz sin ninguna duda es el de las manos. El de Bresson es un cine meticulosamente manufacturado, y por ello no es de extrañar que en sus películas las manos adquieren un protagonismo esencial, representando en muchas ocasiones las virtudes humanas.

Manos que leen.

Bresson leer

Aprenden.

Bresson aprender

Y trabajan.

Bresson trabajo

Las manos buscan…

bresson buscar 2

y encuentran.

bresson encontrar 2

Las manos tienen la capacidad de amar.

bresson amar

Pero también de sufrir.

bresson sufrir

Las manos pueden crear…

bresson crear

y destruir.

bresson destruir

Pero a veces, incluso las manos se rinden.

bresson rendirse

Bresson nos enseñó que las manos pueden ser una gran herramienta para el actor (o en su caso, modelo) y que cuando un rostro esconde los sentimientos, las manos son capaces de revelar mucha información. Resulta muy estimulante descubrir en el cine actual películas y autores que apuntan a las enseñanzas de Bresson, demostrando que aún se puede aprender del director francés. Tal es el caso de Only God Forgives, el último trabajo del danés Nicolas Winding Refn. Aquí las manos vuelven a tener una importancia capital, pero parecen representar el lado oscuro del ser humano, ese lado que no mostraban las manos de Bresson.

Unas manos que pueden pasar de ser algo inofensivo…

OGF 1

a un arma en tan sólo unos instantes.

OGF 2

Un arma para causar dolor.

OGF 3

Y también placer.

OGF placer

Las manos pueden penetrar en la mayor de las oscuridades.

OGF 4

Y luego basta con lavarlas para expiar nuestros pecados.

OGF lavar

Con las manos podemos intentar llegar al hogar primordial que es el útero materno…

OGF útero

aunque quizás ahí resida esa misma oscuridad de la que intentamos huir.

Es por ello que en última instancia sólo queda espacio para rendirse, y se entregan las manos como la castración definitiva, pero también como la única manera de huir de esa oscuridad.

OGF Rendir

OGF

P.D: las capturas de las películas de Bresson están tomadas de este magnífico post  del blog La escuela de los domingos.

Etiquetado , , , , ,